Buscar
02:35h. viernes, 28 de enero de 2022

Denuncia

"No había terminado de asimilar la muerte de mi abuelo, cuando los de la funeraria ya me estaban dando el pésame"

La familia de un fallecido en el hospital Zacamil reclama por la vulneración a los derechos de privacidad que tuvieron con la muerte de un ser querido.
Atatúd

La familia de un hombre que murió el pasado fin de semana denuncia el mal manejo de información confidencial que se está teniendo en los hospitales donde el personal de salud notifica a las funerarias sobre las muertes que se registran en el nosocomio.

Un miembro de la familia Pérez (apellido modificado por confidencialidad) señala que la semana pasada acudieron al hospital Zacamil para que su abuelo fuera atendido por qué presentaba síntomas de la covid-19.

Los denunciantes señalan que la prueba del virus no le fue realizada a su ser querido que pasó tres días esperando cama para ser atendida, esto debido a la saturación que se tiene en este centro de atención.

El estado de salud del paciente provocó que este muriera el domingo; el informe médico del nosocomio señalaba que era muerte por covid-19, pero el paciente no fue sometido momento a la prueba correspondiente.

Lo que más indigna a los dolientes es el manejo que se le dio de sus datos personales por parte del personal de salud quién optó por notificar a una funeraria con la que sospechan tienen algún tipo de convenio oculto.

"Al fallecer, los de trabajo social se han aliado con funerarias por qué ellos les brindan toda la información de las familias de los pacientes que mueren en el hospital", denunció un miembro de la familia Pérez.

"No había terminado de asimilar la muerte de mi abuelo cuando ya tenía en la puerta a los de la funeraria dándome el pésame", agregó.

Los empleados se identificaron como personal de la funeraria Casa Blanca, negocio que daría a los empleados una bonificación por caso reportado y contratado.