Buscar
22:15h. jueves, 24 de septiembre de 2020

Según organizaciones

Autoridades reportan considerable reducción en hechos de violencia contra la mujer en julio

Pese a la baja de feminicidios, los indicadores de violencia contra la mujer incrementan.

El Salvador reporta una reducción mayor a la del 61% de casos de violencia contra la mujer, 62 casos de feminicidios hasta el mes de julio, en el marco de la aplicación del Plan Control Territorial.

Las cifras también señalan una reducción de denuncias por violencia de género por complicaciones a partir de las medidas sanitarias para combatir la pandemia del COVID-19, según declaraciones de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA).

“Según nuestro recuento, llegamos hasta la fecha del 24 de julio, 62 feminicidios, que incluyen no solamente muertes violentas, sino que también suicidios, que pueden ser investigados también como suicidios feminicidas” indicó Silvia Juárez, miembro de ORMUSA.

Pese a la reducción en el número de feminicidios, la organización establece que los indicadores de violencia contra la mujer incrementan, llegando a reportar hasta 639 atenciones a situaciones de violencia, entre las que 329 de ellas destacan por el seguimiento a las violaciones de derechos humanos.

“Hay otros indicadores, como el de violencia sexual, que han seguido a la alza, la violencia física la violencia en las relaciones de familia; y, considerando también, que esos 62 casos han sido muertes con extrema crueldad, muchos de ellos en el marco de las relaciones de confianza, por otro lado, estando en una epidemia el hogar se volvió un espacio de cuidados, y es para las mujeres el mayor riesgo de muerte”, dijo Juárez.

Las organizaciones feministas reconocen la efectividad del Plan Control Territorial, que hace un recuento de hasta 27 días con 0 homicidios, así como un registro de 100 municipios sin casos de homicidios, según declaraciones de Rogelio Rivas, Ministro de Seguridad. 

“Para nosotros, quizá una de las evidencias más fehacientes que hemos podido constatar a partir de la emergencia por la Pandemia COVID-19, tienen qué ver con la demostración de que los sistemas, o que los sub-sistemas de protección de El Salvador se activan, prácticamente, por la exclusiva presencialidad de las mujeres. Es decir, que necesitan que una mujer esté presente para activar todos los mecanismos, tanto de persecución como de protección”, explicó Silvia Juárez. 

La organización destaca el trabajo de ONI Mujeres de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Procuraduría para la Defensa de para los Derechos Humanos (PDDH) al hacer efectiva la atención y el seguimientos en los casos de violación de derechos de mujeres, resaltando la “vigilancia permanente” de ésta ultima.

También señala los logros de la Defensoría de las Mujeres del Movimiento Feminista de El Salvador, de la que sugiere una participación más intensiva en instituciones de Estado para garantizar un mayor alcance a favor de las víctimas.

Por su parte, el 23 de Julio, el Procurador de Derechos Humanos, Apolonio Tobar, expresó su oposición a la situación delictiva que atañe a la salud y vida de las mujeres, pidiendo a las instituciones públicas y a la sociedad salvadoreña combatir y abstenerse de generar y de fomentar expresiones de violencia contra la mujer.