Buscar
07:54h. miércoles, 21 de abril de 2021

Según fuentes de Casa Blanca

Conflicto entre Gobierno con Asamblea Legislativa y Corte Suprema de Justicia pone en riesgo ayuda económica de Estados Unidos a El Salvador

Desde el gobierno de Donalfmd Trump se ha confirmado que la cooperación para la cuenta del milenio está por expirar.
Nayib Bukele

Un alto funcionario estadounidense le dijo en voz baja al gobierno de El Salvador que la asistencia contra la pobreza de Washington está en riesgo por el desafío del presidente Nayib Bukele a la Corte Suprema y al Congreso de su país, según supo The Associated Press.

La rara reprimenda de la administración Trump, uno de los mayores impulsores de Bukele, se produjo en una carta del 29 de mayo a un asistente del presidente de Thomas Kelly, vicepresidente interino de Millennium Challenge Corporation, una agencia de ayuda exterior independiente de EE. UU. Que ha comprometido casi $ 300 millones en subvenciones al pequeño país centroamericano.

Con el Congreso considerando si extender el plazo del 9 de septiembre para gastar la ayuda de Estados Unidos, las críticas reflejan preocupaciones crecientes entre los legisladores principalmente demócratas de que Bukele está llevando a su país por un camino autoritario, como el uso de tropas para intimidar a los legisladores y su rechazo a fallo del tribunal superior contra las duras restricciones pandémicas.

“Las acciones recientes del Gobierno de El Salvador han generado dudas sobre el compromiso del gobierno con los criterios de elegibilidad de la MCC, en particular las interacciones del Poder Ejecutivo con los otros poderes del gobierno”, dice la carta de Kelly. "Además, los incidentes relacionados con estos criterios podrían tener consecuencias negativas para nuestra asociación, algo que deseamos evitar".

Kelly agregó que la asistencia de la MCC depende de "el estricto cumplimiento del estado de derecho y la protección de las libertades fundamentales".

Un miembro del personal del Congreso de los EE. UU. Entregó una copia de la carta a AP con la condición de mantener el anonimato para revelar una correspondencia privada.

La oficina de prensa de Bukele no hizo comentarios en respuesta a una lista de preguntas sobre la carta.

La MCC en 2014 firmó un pacto con El Salvador para proporcionar hasta $ 277 millones para financiar reformas regulatorias, educación y mejoras de infraestructura, con el objetivo de promover el crecimiento económico y la inversión privada en el país. El Salvador acordó asignar $ 88 millones adicionales para esos esfuerzos. Es uno de los compromisos más importantes de la MCC en cualquier parte del mundo y siguió a un paquete de ayuda estadounidense anterior de 461 millones de dólares.

No está claro cómo El Salvador abordó las preocupaciones privadas de Kelly, pero no hay indicios de que MCC esté buscando cortar el gobierno de Bukele, que ha solicitado una extensión sin costo de 6 a 12 meses para llevar a cabo proyectos que se han retrasado por el coronavirus. pandemia. Al 30 de julio, se había gastado el 74% de los fondos donados por Estados Unidos, dice el gobierno de El Salvador.

Se espera que El Salvador busque nuevos fondos estadounidenses una vez que expire la asistencia actual. Pero el personal del Partido Demócrata en el Congreso dice que no hay apoyo para que se convierta en el primer país socio en desarrollar un tercer pacto con la MCC, que fue establecida por el Congreso en 2004 como una agencia que depende del Departamento de Estado pero que opera de forma independiente.

Tim Rieser, asistente del senador Patrick Leahy de Vermont, el demócrata de mayor rango en el Comité de Asignaciones del Senado, dijo que el MCC se estableció con el objetivo de elevar el estándar para la asistencia extranjera.

Para ser elegible, un país debe aprobar primero una “tarjeta de puntuación” de MCC que califique el desempeño en 20 categorías. En la tarjeta de puntuación de 2020, El Salvador se ubicó en el primer trimestre en derechos políticos y en la mitad superior en libertades civiles, ambos indicadores de políticas de terceros, entre 28 países en desarrollo con niveles de ingresos similares.

“Se supone que las subvenciones de la MCC son una recompensa para los gobiernos que cumplen con criterios objetivos como luchar contra la corrupción y el respeto por el estado de derecho”, dijo Rieser. "El senador Leahy cree que si ignoramos una conducta como la del presidente Bukele que viola esos criterios, socava la credibilidad de la MCC".

Michael Kozak, subsecretario de estado interino para el hemisferio occidental, dijo esta semana que confiaba en que el Congreso extenderá el pacto para El Salvador y otros países donde la implementación se ha visto frenada por la pandemia.

"La extensión está ligada al proyecto de ley de alivio de COVID, pero seguimos comprometidos", dijo Kozak a los periodistas. "Entendemos que hay apoyo para encontrar un camino a seguir y seguiremos trabajando, por eso no creo que estemos realmente preocupados de que sea el fin del mundo aquí".

Jacob Wood, un portavoz de MCC, dijo que el modelo de la agencia se basa en la responsabilidad para asegurarse de que los proyectos sean una buena inversión para los contribuyentes estadounidenses. “El Salvador no es una excepción a esto y MCC está orgulloso de nuestra asociación”, dijo.

Bukele ha sido objeto de crecientes críticas tanto de los demócratas como de algunos republicanos en el Congreso de que está excediendo su autoridad en un país con instituciones tradicionalmente débiles.

En febrero, Bukele envió soldados fuertemente armados a rodear el congreso para presionar a los legisladores para que aprobaran un préstamo para financiar la lucha contra las pandillas. Luego, en abril, Bukele desafió a la Corte Suprema de El Salvador, ignorando varios fallos que anulan medidas estrictas que llevaron a la detención en centros de cuarentena abarrotados de cientos de personas acusadas de violar las reglas de bloqueo del coronavirus.

“Cinco personas no van a decidir la muerte de cientos de miles de salvadoreños”, dijo Bukele en Twitter sobre los jueces de la corte. "No importa cuánta tinta y sellos tengan".

La administración Trump ha apoyado públicamente a Bukele en medio de esos enfrentamientos, diciendo que ha promovido el diálogo y elogiándolo por adherirse a un fallo anterior de la Corte Suprema de retirar tropas del Congreso.

El presidente Donald Trump ha dicho en Twitter que el líder salvadoreño ha trabajado bien con Estados Unidos en materia de inmigración. Bukele ha expresado su apoyo a las duras políticas de Trump sobre los migrantes al firmar un acuerdo que permitiría a Estados Unidos enviar solicitantes de asilo de otros países a El Salvador.