Buscar
00:59h. martes, 24 de noviembre de 2020

Cine

Netflix y Amazon muestran más interés por las producciones latinoamericanas

 Los consumidores son los que están marcando la pauta, inclinando sus preferencias hacia el cine, series de televisión y documentales pero sin moverse de sus casas.

El interés de los principales servicios de streaming, por las producciones latinoamericanas está creciendo y cada vez buscan más contenido internacional, beneficiando a las productoras que ofrecen materiales novedosos y alternativos.

“Lo interesante es que Netflix y Amazon están interesados en proyectos de habla hispana”, asegura Terri Thrush, directora y guionista independiente, quien desde hace dos décadas está haciendo carrera en Estados Unidos.

De acuerdo a la profesional panameña, las plataformas con mayor audiencia en el mundo están interesadas en apostar por Latinoamérica en esta nueva normalidad, donde hay miles de personas que están mostrando más interés por los contenidos que se pueden disfrutar desde casa.

Añadió, “ya hemos estado trabajando con menos financiamiento, con pocos recursos y para nosotros es más fácil adaptarnos a cualquier situación”.

Para nadie es un secreto que, a diferencia de Estados Unidos y Europa, la producción de cine latinoamericano no siempre cuenta con un fondo gubernamental significativo. Los recursos se deben buscar con inversionistas privados que estén dispuestos a apostar por el arte.

“Creo que es momento de que todos se involucren, que entienda que las bellas artes son necesarias para una sociedad feliz y equilibrada. Apoyando el arte se está apoyando todo tipo de negocios”, recordó Thrush.

La productora hizo un llamado a apostar por el rubro que genera miles de empleos, entre ellos el transporte, personal que instala equipos, profesionales del maquillaje y vestuario, quienes proporcionan alimentos, guionistas y actores que se vuelven la cara visible de todos los que trabajan tras bastidores.

“Hay personas que necesitan trabajar y han quedado sin ingresos”, puntualizó.

Los consumidores son los que están marcando la pauta, inclinando sus preferencias hacia el cine, series de televisión y documentales pero sin moverse de sus casas. Terri cree que es una oportunidad única para incentivar a las empresas culturales, educativas y de entretenimiento para que pongan a disposición materiales gratuitos.

Otra alternativa que sugiere la cineasta es retormar los modelos que sigue Italia y otros países, en donde los gobiernos contratan espacios de televisoras privadas para educar y llevar hasta lugares remotos programas educativos, volviendo más accesible impartir los módulos de clases.