Buscar
01:37h. miércoles, 25 de noviembre de 2020

Nueva normalidad

El impacto de la pandemia en las artes escénicas

La nueva normalidad exige a las grandes producciones una mayor organización del trabajo. Se conformaron equipos más pequeños, se están usando menos cámaras y se permite un aforo menor a 50.

El coronavirus paralizó la industria, detuvo las grabaciones en Hollywood, las obras de teatro en Broadway y hasta los ensayos de la Ópera Metropolitana de Nueva York.

Las pérdidas económicas son cuantiosas, muchas personas se quedaron sin trabajo y muchos teatros y cines podrían abrir sus puertas hasta finales del próximo año.

“No creo que la mayoría de personas dimensione lo que significa todo esto”, explica Terri, quien recordó que solo el Cirque du Soleil tuvo que cesar a unos 3 mil 500 colaboradores y ahora se encuentra en bancarrota.

Hay más de 12 millones de personas dedicadas a la producción de entretenimiento que se quedaron sin trabajo debido a la pandemia y ahora colaboran con la búsqueda de alternativas para hacer que las personas vuelvan a las salas y no pierdan el interés.

Algo que se puede hacer debido a la situación, es la estimulación de innovación creativa, según la panameña. En Estados Unidos, más de 30 mil pantallas de cine podrían volver a encenderse si es aprobada una apuesta de “espacio seguro”. Se trata de la adecuación de salas para garantizar la distancia y reducir el riesgo de contagio entre los asistentes. 

Y si vemos hacia las plataformas de streaming, también han tenido un efecto negativo, sobre todo cuando apostaron al futuro. Amazon por ejemplo tenía los derechos de varios eventos deportivos que fueron suspendidos y ahora se enfrenta a las pérdidas por su cancelación.

También preocupa que hay películas de las que ya había fecha de estreno y tuvieron que suspenderse, esto significa que se irrumpió la cadena de financiamiento, con menos ingresos por las producciones y menos recursos disponibles para destinar a nuevas películas.

"El show debe continuar"

La nueva normalidad exige a las grandes producciones una mayor organización del trabajo. Se conformaron equipos más pequeños, se están usando menos cámaras y se permite un aforo menor a 50 personas.

Se está evitando filmar cerca de centros escolares, restaurantes y el cierre de calles que pueda impedir el paso de los paramédicos y otros servicios de emergencia. 

Terri Thrush reiteró la importancia de que se sigan utilizando los métodos de protección, como el uso de cubrebocas, alcohol en gel y se tome la distancia recomendada por los expertos. El futuro de las producciones de cine y televisión está marcado por una nueva era.

La apuesta será por las producciones de animación. No todo debe ser negativo, en medio de la crisis y la necesidad de innovar en la producción audiovisual, las animaciones son una opción que permite reducir el riego de contagios.

En este tipo de producciones hay menos personas trabajando, las labores se concentran en los estudios de grabación con limitada exposición y en los que se puede turnar la presencia de los profesionales involucrados. Según Terri Thrush, esta será la apuesta del cine en los próximos años.